miércoles, 8 de junio de 2016

Creo en la luz que yace junto a la piedra


Creo en la luz que yace junto a la piedra.
Creo en la mano que llena de hojas el aire.
Creo en el hambriento que se nutre del agua.
Creo en el  silencio que se desliza en la palabra.

Y creo, sin lugar a dudas,
en aquellos que amanecen e iluminan.

Concha Nieto

lunes, 6 de junio de 2016

DIGO MAÑANA DE ALGÚN MODO


Fui condenado a la sentencia
De nacer,
Y a cumplir el sueño perpetuo
De la vida;
Ahora estoy cumpliendo mi cadena,
Libremente levanto mi poema,
Para alumbrar el rincón donde busco
Lo que tengo que hacer
Sobre la tierra.


Fui condenado a la alegría más
Larga, y a la faena más dura:
Que haga de la hierba una flor,
Que haga de la piedra
Una esperanza.;
Que haga del árbol una historia.
Por eso nombro calles y polvo,
Por eso pongo perros y niños,
por eso cuando es amargo
Lo llamo dulce,
Por eso digo mañana de
                                       algún modo.-


AMANTE ELEDÍN

sábado, 4 de junio de 2016

EN LAS SEMILLAS


                       
Cuando ya no esté,
¿Quién dirá por mí
              Lo que no dice el silencio?

Cuando ya no esté,
                           Ya no habrá nada:
Sólo árboles, sólo planetas;
                      Sólo pájaros, sólo viento infinito.

No habrá otra palabra,
                         Sólo esta que repito
Para conocerme y encontrarme en mis calles:
                Para ser un instante, un eslabón del cosmos.

Todo terminará en mi último paso:
        Se borrarán las ciudades, las islas y los ríos.
El cielo cerrará sus ventanas,
                        Y volverá al sueño que siempre ha sido.
Las ilusiones tomarán cuerpo en el vacío.


Cuando ya no esté,
                               Seré siempre y jamás:
Quedará sólo mi memoria
                                    Repartida en las semillas.
En primavera abriré mis ojos en los brotes:
       Se alzarán en las verdes hojas del maíz.


AMANTE ELEDÍN

jueves, 2 de junio de 2016

LENGUA VOZ


El mundo no tiene lengua:
                                          Voz.

Son estertores eso que se dice
Por altavoces y conferencias.

En cadenas se transmiten enfermedades
   Y pestes,
            Como un crepitar
Envuelto en llamas y humo.

No hay palabras porque no quedan actos.
Hay que rehacer lo humano
            Y darle una voz.-




AMANTE ELEDÍN


lunes, 30 de mayo de 2016

LENGUA MUERTA


Para decir;
    A mi juicio,
Hay que ponerse en el sitio del otro
      Hablar con otra lengua
Y escucharse a sí mismo.

Más cierto se habla
        Si el oído
 Como una casa de acogida
Tiene su puerta abierta.
La lengua aprende del oído,
     Si no, es lengua muerta.



AMANTE ELEDÍN

sábado, 28 de mayo de 2016

FAMILIA VENDE TODO


familia vende todo
un abuelo con mucho uso
un limonero
un perro ciego de un ojo
familia vende todo
por muy poco dinero
un sofá de tres cuerpos
tres molduras circulares
familia vende todo
un padre encorbatado
luego desempleado
y una madre que engorda
a su lado
familia vende todo
un número de teléfono
tantas veces cortado
un carrito de supermercado
familia vende todo
una empleada bautista
una prima surrealista
una ascendencia italiana & golpista
familia vende todo
treinta esqueletos de pavo (de navidad)
y la cintita que ataron en el pie de júnior
en el hospital
familia vende todo
los niños estudiaron
el padre quebró
le debe plata al banco de brasil
va a ser un gran desove
la casa era del abuelo
pero el abuelo está con un pie en la fosa
familia vende todo
entonces ya ves
quedarán quinientos billetes
para cada uno
júnior va a reformar la piscina
el padre va a abrir un negocio oculto
y pagarle la villa alpina
a su padre con mucho uso
familia vende todo
precios por debajo del mercado


Angélica Freitas


jueves, 26 de mayo de 2016

ÍNDIGO TUAREG




Yo soy la que viste color en la piel
Adornando la carne con tonos desérticos de índigo
Mis historias se narran bajo los ojos
Sobre pómulos de mantequilla
No necesito un cielo de metal
Un ataúd tallado en hueso, majado en sangre
Soy un millón de constelaciones moldeadas en lodo
El color de un cielo que despierta
Recuerdos azul púrpura, secretos sumidos en tormentas de arena
Entre mi amante el desierto
Y yo



T.J. Dema

martes, 24 de mayo de 2016

CLANDESTINO




Llora el Ángelus Novus
de sus alas rasgadas brota
la sangre apocalíptica
de la catástrofe.

Son niños, hombres y mujeres en floración
han atravesado la curva árida
de una vida sin tregua
y escalado la sed de todos los abismos
en su pecho 
vibran las cuerdas
de una sinfonía
con los desacordes mudos
de sus cuatro movimientos
el hedor turbio
de la guerra
con sus alaridos de relámpago 
proclamando
el diluvio de los huesos
sus espaldas arrastran
los azotes de una ciudad 
fundida en ruinas
y un rocío
de pétalos marchitos 
le escuece el corazón
en su estómago 
cruje la cigarra del hambre
de sus labios aflora
el charco seco de la sed
y sus ojos recios
añoran semillas 
para un suelo seco.
Sopla el viento
en la huida
y como Orfeo
sabe 
que no puede mirar atrás
y corre
.............corre 
.......................corre
su aliento rastrea
el vestigio de algún paraíso
su voz no es una voz
es un chirrido de pájaro
volando hacia el ocaso
de todas las incertidumbres.
Ha llegado
deposita sus ojos húmedos
en tierra firme
pero la lluvia
sigue cayendo a chorros
sobre la planta reseca
de sus pies
apenas un soplo
para los harapos 
de sus sueños
¿Cuándo terminará su huida?
¿Existirá algún lugar sin fosas
que lo aguarde?
Detrás de cada huida
hay una luz
un cielo sin escombros 
en la desembocadura de los sueños.
Existe un puerto
de todas las ternuras cobijándolo.
Grita la voz del instinto.
Sueña con la hierba silvestre
brotando a chorros
por su sangre
danzan con furia 
sus párpados desamparados
con la voz de la promesa.

No sabe que en las ciudades
del norte
brillan glamurosos
los carteles
tras los focos luminosos
las sonrisas
espejismos de una dicha
a crédito
que se compra con visa o mastercard
el mundo navega
por las corrientes sin brújula
del gran mercado 
chupando el humus
de sus precarios habitantes.
Soles negros
en los rostros sin nombre
las ciudades del norte
erigen sus torres de acero
amurallando todos los delirios
labios sellados
para sus ruegos sin refugio
paneles sin miel
para la intemperie de sus lágrimas
ellos, los sin rostro
deambulan por el pavimento indiferente
de la gran ciudad.


María Germaná Matta


lunes, 22 de febrero de 2016

FLORES ÁCIDAS




Para Anusha *, a su memoria



Mejor si con paciencia de artesano

–aguja y tinta de tatoo mediante–

esas flores sin pétalos se abrieran en tu piel,

            –Anusha–


Mejor si marcado al roce del arte,

el relato nombrara sólo adolescencia:

mariposa / amor / luna / ideograma;


mejor si cubierto de arena cada estambre

si trazos en la memoria del siglo

           –de los siglos–

si tallado en la piedra el monolito,

hendido a golpes de gubia

entintado el surco y mil

veces copiado el lema y volanteado

a las muchachas vecinas.


Nunca este serpenteo de flores ácidas

esta culebrilla amorfa,

tu luz acribillada en el oscuro caldo:


manos amadas –y armadas–

gatillaron /chamuscaron

tu frágil envoltura

capa sobre capa

dragados tus ríos

tus colinas

la seda oliva de tu piel

      –aniquilada–

la inscripción de la belleza en el estuche .


Ni aguas abiertas

ni cruce impune a la otra orilla.


Sí tu negra caja

de puños y madera lacrada

cerrados / impotentes,


gotea sangre la lengua del poema:

alfabetos / deletreos / delirios

la cartografía de tus nuevas estaciones:


dolor

desamparo

intemperie


muerte.

Marta Ortiz

sábado, 20 de febrero de 2016

Petición autorizada


¿Me permite usted, señor?
¿Puedo abrir las ventanas de mi corazón
a las envolventes tentaciones de la luz?
¿Y, aunque sea desde la distancia,
mirar las bellezas de la vida?

¿Me permite usted, señor?
¿Me permite ser yo misma – una mujer…
de entre todos los trescientos sesenta y cinco días del año,
por sólo uno, liberarme
de sus órdenes y prohibiciones?

¿Me permite usted, señor?
¿Me permite tomarme la libertad natural
de recostarme sobre la hierba verde
y siendo aún más generosa que el sol
dar al suelo expectante
la tibieza de mi cuerpo y alma?
¿O, en los cultivos a lo lejos,
posarme sobre un árbol solitario
para cantar en el campo
buscando la comunión con los pájaros
y la armonía con los ríos,
en los cuales nadan extáticos cardúmenes de peces
y, en recuerdo
de todos mis susurros de amor a la lluvia,
rendirme a una libertad por mucho tiempo ansiada?

¿Me permite usted, señor?
¿Me permite tan sólo por un rato en su sociedad impuesta
ser eximida de las molestias de los
“¡Detente!”s
“¡No hagas!”
“¡No!”s
y “¡Nunca!”s?
¿Me es permitido, si usted cortésmente me concede el derecho,
soñar con el amor?
¿Y, fascinada por los audaces versos del amotinamiento,
el encanto envolvente de un beso,
y el cautivador brillo de la libertad,
evadirme
de la severidad de los oficios domésticos,
impuestos exclusivamente a la mujer?

¿Me lo permite, señor?
¿Me permite por unos momentos de alivio, dejar
la aguja y el hilo,
la ropa y la plancha,
la tetera y la estufa,
y bajo los cielos infinitos del romance,
fusionar mi ser
con esos adorables momentos de sentido común e inteligencia,
que su “CÓDIGO” me ha negado siempre?

 ¿Me lo permite, señor?
¿Me lo permite, señor?
¿Me permite saludar algún día a un vecino?
¿O tejer una bufanda para algún transeúnte
Con los hilos de mis lágrimas no derramadas?
¿Y puedo emigrar sin un “permiso”
al altar de rosas
allá a lo lejos – en los fragantes campos de la primavera?

 ¿Me lo permite, señor?
¿Me lo permite?
¿Me permite luego burlarme de cualquier cosa de acá? Sí, burlarme, ¡señor!
Y decírselo en su cara:
su “Yasa”[1] es una vergüenza
y la justicia en la que usted cree,
es, de hecho, una desgracia.


Nahid Kabiri

jueves, 18 de febrero de 2016

La mujer de Lot



Nadie nos ha aclarado todavía
si la mujer de Lot fue convertida
en estatua de sal como castigo
a la curiosidad irrefrenable
y a la desobediencia solamente,
o si se dio la vuelta porque en medio
de todo aquel incendio pavoroso
ardía el corazón que más amaba.

Amalia Bautista

martes, 16 de febrero de 2016

domingo, 14 de febrero de 2016

Ahora aquel niño es este hombre

Nací el 1 de enero del verano,
en la primavera de los dientes del invierno,
cuando el otoño guardaba su ropa.
Nací apartando la tristeza con la mano
pero no me llegaba con la fuerza
así que se quedó a mi lado hasta los 20.

Cuando eres niño la vida es un acontecimiento.
Cuando eres niño y no te quieres
el mundo se vuelve pared
y la vida un pedazo calcado del invierno.

Era un inválido emocional,
os juro que lo era.
La soledad me apuntaba con sus cañones
y no encontraba consuelo en nada
pero corría por si acaso hacia los brazos
de mi madre.

Ahora he crecido
y el niño que fui aún sigue presente
en cada una de las arrugas de mi rostro,
asoma la cabeza cuando sonrío
y se asombra cada vez que una persona
realiza un acto bello.

Sé que ese niño sufrió,
que he curado muchas de sus heridas
y que ese niño no debería volver
porque el adulto es más feliz
menos frágil.
Pero algunas tardes lo echo de menos
y entonces me gustaría hablarle
y decirle que me perdone
por no haberle querido algunas veces
y no haberle podido rescatar de aquella infancia
de pies planos
y calles opuestas.

Ahora aquel niño es este hombre.
Cuando hables conmigo,
si puede ser, míralo con ternura
que ya no está pero por algún lugar
aún sigue triste
y le vendría bien todo la calidez

que a aquellos días les faltaba.

Marwan

viernes, 12 de febrero de 2016

El poeta


El poeta es un terrorista,
pone bombas en las mentes complacientes,
en la conciencia de los políticos.
Las palabras son la metralla,
sus víctimas los sentidos,
nunca salen intactos cuando activa
el detonador de una metáfora
o llena de pólvora un soneto.
Los daños colaterales
son aquellos hombres
que no saben disfrutar de la belleza,
por este orden:
políticos, burócratas, banqueros,
machistas, mercaderes del sistema,
chantajistas, vigilantes, estafadores,
generales, traficantes.
Así que anda con cuidado
cuando te acerques a un libro,
cuando pases por la sección de poesía
de unos grandes almacenes,
que la poesía es un arma cargada de futuro

y los poetas los sicarios a sueldo del amor.

Marwan

miércoles, 10 de febrero de 2016

Por ejemplo

Por ejemplo el dirigente de un partido neonazi entre barrotes.
Por ejemplo asumir su responsabilidad.
Es nuestra culpa, fue nuestro error.
Por ejemplo la palabra dimisión.
Por ejemplo la vacuna milagrosa de la malaria,
de la pobreza, de la estupidez.
Por ejemplo la última privatización en el banquillo.
Por ejemplo el dedo del pueblo aplastando a los mercados.
De una vez.
Por ejemplo una España sin picaresca,
sin buscar enriquecerse a costa de.
Por ejemplo el hombre crítico con su propia ideología.
Pr ejemplo un poema que le corte la cabeza un ministro.
Por ejemplo el desarme nuclear.
Por ejemplo la demostración científica del karma.
Por ejemplo el final del sionismo.
Por ejemplo un anónimo donando su hígado a un banquero.
Por ejemplo un banquero que arde. De vergüenza.
Por ejemplo la ética llegando al poder.
Por ejemplo que Prosperidad sea algo más
que un barrio del noroeste de Madrid.


Todas esas noticias

 que a uno le gustaría leer
de una puta vez en el periódico.

Marwan

lunes, 8 de febrero de 2016

Sima teológica


¿De qué tamaño tendrá Dios
el corazón?

¿Le late a Dios, o
lo tiene detenido?

Debe ser más impresionante
que la mezquita de
Casablanca por adentro:
ya me figuro el ventrículo izquierdo,
su bóveda celeste tiñéndose de rosa,

las amplias avenidas de aquellas venas cavas

y el abismo de su aorta descendente,
o el sonido de la válvula mitral
abriéndose y cerrando su portazo
de cuatrocientos chelos enfrenando al concierto.
Y la sangre ¿ha de ser transparente?
Si nosotros, pedestres, desplazamos
cinco litros de sangre por minuto,
¿cuántos desplaza Dios, si es que le late?

Si nuestro corazón se mueve
y toca sus tambores al margen de nuestra voluntad,
¿el de Él ha conseguido toda su autonomía?

¿O depende del capricho y del menor descuido?

¿Y si no tiene Dios ni corazón ni páncreas,
ni tejido esponjoso ni cerebro?

¿Y
si Dios está vacío? 

Eduardo Casar


miércoles, 20 de enero de 2016

LOS IMPOSTORES



El olvido es la madrugara donde el miedo les hace fuertes
son como amantes inexpertos despidiéndose una y otra vez
sin terminar de pronuNciar nunca el definitivo adiós.
Los impostores conocen todas las entradas y salidas de los sueños
todos los rodeos que hay que dar para llegar antes a ninguna parte.
Los impostores se suceden uno tras otro
confundidos entre la niebla y el amor ciego
son el ir y venir de una misma cosa
el plazo de una deuda que no se paga.
Ellos trazan las fronteras de paises imaginarios
y juegan a conquistarlos desafiando al miedo.
Son audaces ante la adversidad
y pálidos bajo el fuego.
Ellos siempre andan pisándose los talones
en su loca carrera por no ser advertidos.
Frente a la verdad son invisibles
mudos frente al silencio.
Los impostores nunca tienen el mismo rostro
ni usan palabras que los delaten,
emboscados en sus viejas gabardinas
los impostores pasean al acecho bajo la lluvia.
Dicen venir de lejos
pero son siempre del mismo lugar
sus huellas no perduran
sus manos frías cambian de color
cuando alguien las estrecha.
Los impostores habitan el amor
como se habita una casa vacía,
mienten para sobrevivir
y viven con la incertidumbre atada al cuello.
Los impostores nos engañan con su certeza transparente
nos conducen sin tregua ni descanso
al lugar de siempre.
Los impostores somos nosotros mismos
cuando cerramos los ojos
ante el amor que duele.  

UBERTO STABILE

lunes, 18 de enero de 2016

Ciudad Juárez

mirad su cuerpo el azufre rojo fecundando entre
los dientes mirad los estambres las ortigas los
ruidos creciendo como husos afilados como
ampollas inflamadas donde no hay espejos donde
sólo rastrojos que incendiar escuchad su hálito su
rastro lúcido y frágil eco titilante hundiéndose
serpenteando mudo entre secretas lucernarias
entre ocultas lápidas de heno y sal   

Carmen Crespo

sábado, 16 de enero de 2016

Arañar la corteza del muro


Pasan las horas
y el tiempo sigue detenido
más allá de estos muros.
No se escucha la aurora,
no hay sombras ni luceros
en nuestra espera.
Hemos descorchado con ansia
botellas vacías e impolutas.
Las velas se han consumido
pero nuestros dedos siguen ardiendo.
Pasan las horas
sin encontrarnos,
como la lluvia
sobre el tejado.

Un loco pregunta
cómo se sale
de esta habitación sin puertas.
Beatriz Viol

jueves, 14 de enero de 2016

AÑO NUEVO


A primeros de enero de un año cualquiera,
con amores y nombres ya seleccionados,
con los huesos maduros y a mitad de mi vida
me prometo solemne no sufrir demasiado.
Si me pegan, que peguen,
si me aciertan, me han dado,
y si pierdo en la Rifa
será porque he jugado.
Me fastidian las penas,
me da alegría el enfado,
con el ceño fruncido
parezco un feto raro.
Año nuevo, vida nueva
(¡Qué tópico más sano!)
Nueva luz ilumina
mi ascensor apagado
de subir a deshora,
de estar comunicando,
de hacer la angustia en verso,
de hacer el tonto en vano,
de sembrar mis insomnios
de tachuelas y clavos.
A mitad de mi vida
de par en par sonrisa y puerta abro,
—que no quiero acabar por los pasillos
con el corazón apolillado—.
Prometo no volver
a ahogaros en mi llanto,
no volver a sufrir
sin un motivo
muy justificado.




GLORIA FUERTES

martes, 12 de enero de 2016

Eso

La gramática miente
/como todo invento masculino/
Femenino no es género   es un adjetivo
que significa inferior  inconsciente  utilizable
accesible  fácil de manejar
desechable   Y sobre todo
violable   Eso primero  antes que cualquier
otra significación preconcebida

Ana María Rodas


domingo, 10 de enero de 2016

Caigo sobre una silla

Cuando yo caigo sobre una silla
y mi cabeza roza la muerte;
cuando cojo con mis manos la tiniebla
de las cazuelas, o cuando contemplo
los documentos representativos
de la tristeza, es
la amistad quien me sostiene.


Antonio Gamoneda. 

lunes, 1 de junio de 2015

INVOCACIÓN DEL LENGUAJE


Con vos quería hablar, hijo de la grandísima.
Ya me tienes cansado
de tanta esquividad y apartamiento,
con tus significantes y tus significados
y tu látigo húmedo
para tiranizar mi pensamiento.
Ahora te quiero ver, hijo de la grandísima,
porque me marcho al tiro al país de los mudos
y de los sordos y de los sordomudos.
Allí van a arrancarme la lengua de cuajo:
y sus rojas raíces colgantes
serán expuestas adobadas en sal
al azote furibundo del sol.

Con vos quería hablar, hijo de la grandísima.

Óscar Hahn

sábado, 30 de mayo de 2015

La abuela y los ángeles

Cuando nevaba
La abuela decía
'Los ángeles están en una pelea de almohadas'

Cuando tronaba
Ella decía
'Los ángeles están moviendo los muebles'

Cuando el viento hacía temblar las ventanas
La abuela nos decía
'Los ángeles están soplando sobre la sopa caliente'

Cuando alguien moría
Ella nos decía
'Los ángeles tienen otro amigo con quien jugar'

Cuando la abuela se murió
Los ángeles también.



Roger McGough

viernes, 29 de mayo de 2015

DE CIERTAS IMÁGENES Y SEMEJANZAS


Hay madres
parecidas al silencio
de la misma manera
que se parecen al silencio
las mujeres tristes.

Se confunden fácilmente desde lejos
con una antigua fotografía,
más bien con un lienzo desvelado
que espanta noches en la habitación fría.

Persiguen fantasmas
por corredores y desvanes
y en el jardín de la infancia
en nombre de los sueños
conjuran hijos que nunca
aprendieron las reglas
o desistieron del juego
antes que ellas.

Me imagino
que su tristeza les viene
a madres como éstas
de vivir constantemente hacia atrás.

De su claridad cuando observan
que todo lo que saben
no tiene ninguna importancia.

Y ahí se quedan
como pidiendo perdón
Porque los años

solamente traen años. 

Teresa Calderón