lunes, 18 de junio de 2018

POLUCIÓN MODERNA



Ni las pilas
ni los chicles
ni las bolsas de supermercados.
El mayor problema de contaminación actual
es la cosificación de la humanidad.
Con los envases no alcanzaba
y con los pañuelos tampoco.
La tendencia marca ahora
tratar a los seres humanos
de manera descartable.
Lo mismo que con el diario de ayer,
se deja a las personas olvidadas
en un banco de plaza
o en el andén de la estación.
Algunos que todavía creemos
en el significado de la palabra incondicional
iniciamos un movimiento 
para frenar 
el desprendimiento indiscriminado de personas.
Se trata seriamente de entender
que para muchos de nosotros
las relaciones no son biodegradables.




Verónica Peñaloza



sábado, 16 de junio de 2018

DUDAS RAZONABLES




A menudo no sé si caer de costado,
si morir de repente
por una sobredosis de Chopin,
si sentarme a esperar
que pase el enemigo en su ataúd
o asaltarlo en el bar de la esquina
y decirle que es tonto, por ejemplo.

Demasiado a menudo
no sé dónde guardar lo que me duele,
las ganas de escapar o de borrarme, el anhelo de hundirme
en tu cáliz secreto,
y entender que la vida,
más allá del oxígeno,
es sólo una metáfora.



Katy Parra



jueves, 14 de junio de 2018

AUTODIDACTA




Escribo desde un tiempo muy parecido al tuyo.
Soy poco más que un libro
-árbol herido y triste- que siempre ha sido viejo.
Escribo porque soy insuficiente,
porque mi verbo muere cada día
acribillado a mano
por su propia verdad.
Escribo aunque ya todo parece estar escrito
y listo para ser ejecutado.




Katy Parra Carrillo 



domingo, 10 de junio de 2018

NI MUY TRILLADO




No me enseñaron a quererme
me enseñaron lo que hay que hacer para ser querida
me enseñaron a ser objeto de placer de lo contrario una inútil
me enseñaron a ser deseada
a querer ser partida
me enseñaron a mostrar las piernas
me enseñaron que soy lo que disponga un grito de calle
me enseñaron que la bondad es decir que sí
que es un juego de minita decir que no
que soy la responsable de la voluntad del psicópata
me enseñaron a asumirme culpable de mi primera violación,
que mi trauma es la absolución de la segunda
el hostigamiento no es tanto si el niño es sufrido
el violador es menos violador si el niño ultrajado
que quizás un poco me guste el manoseo de tren
si la violación es colectiva es porque quiero fiesta
soy culpable del estado analfabeto
de la comicidad de algún funcionario virgen que no entiende
del vaciamiento corporal
culpable de la soledad estructural de mi alma
culpable de haber aprehendido la sumisión como respeto
culpable de la vergüenza
de pedir ayuda
quizás deseo sufrir
quizás me merezco el bife
algo habré hecho
la culpable soy yo la culpable soy yo la culpable soy yo
por creer que no va a pasar
nunca más que se va a disculpar
soy habitante de la falocracia
me enseñaron venderme al mejor postor
que por lo menos me pague el café
que me de un techo que invite la cena
que me coja
que me traslade
que me quiera seguir cogiendo
que me quiera solo para él
que me cele, que me grite, que me parta, que me encierre,
me prohíba me sacuda me mate
siempre por pasión.

Patricia González López


viernes, 8 de junio de 2018

FE






Humedecer el hilo
adelgazar la hebra
mirar por la aguja
y confiar en
el otro lado.

María Belén Sánchez 

miércoles, 6 de junio de 2018

POEMA MALO




Amo, con este amor de madre pues lo soy
y te bordo pañuelos a mano
y te tejo esa manta que te abriga
y pongo ese plato de sopa allí sobre tu mesa
y te escribo un poema.

Amo, con este amor de puta pues lo soy
y te llevo al infierno de la noche
y te enfrento a tus miedos extremos
y pongo allí sobre tu cama tu mayor fantasía
y te escribo un poema.

Amo, y sólo puedo hacerlo
con todo esto que soy yo
y no podés tomar sólo una parte
y mi voz te susurra y te grita,
más no temas,
es tan sólo un poema.

Marcela Matta

lunes, 4 de junio de 2018

POR LA REBELIÓN




No te depiles. No te afeites.
Sé una mujer peluda, suave.

No te tiñas el pelo, no tapes tus canas.
No te pases la planchita,  no temas al frizz, no hace nada.
Sé una persona con cabeza.

No escondas tus tetas, no las encorsetes, no las encorpiñes
salvo por prevención a la violencia o el dolor.
Sé mamífera, de tus tetas viene el alimento que perpetuará a la
especie.

No uses zapatos con los que no puedas correr el colectivo
o que te lastimen, te cansen, te incomoden.
Sé una mujer descalza antes que engrillada por tu propio
calzado.

No te calles. Si a la audiencia no le gusta saberte crítica,
divertida, cuestionadora, locuaz, buscá otros interlocutores.
Sé una mujer que piensa. Y no tengas reparos en mostrarlo.

No te maquilles. Distorsionar tus rasgos verdaderos
de acuerdo a pautas fijas de belleza no te hace hermosa.
Un clown también usa maquillaje.
Sé una mujer con cara de mujer.




Melissa Bendersk