domingo, 1 de julio de 2018

A MIÑA ALDEA/ MI ALDEA



Era aquela a miña aldea: cinco
casas, cinco álamos
                       y o vento.



--------------------------------------------



Era aquella mi aldea: cinco
casas, cinco álamos
                      y el viento
Aurora García Rivas

sábado, 30 de junio de 2018

CONOZCO LA LENGUA DEL MUNDO/ BE´AN ÉHEN NGASONDIEHE



CONOZCO LA LENGUA DEL MUNDO
El mundo ya gira conmigo,
ya me va abriendo sus puertas.
Puedo escuchar a quienes hablan,
a quienes ríen, a quienes lloran.
Voy descubriendo el misterio del mundo.
El mundo ya gira conmigo,
me enseña y me habla.
Porque yo conozco la lengua del mundo.
Porque yo conozco la lengua del cerro,
del trueno, del árbol y del día.
Porque yo conozco la lengua del sol.
Porque yo conozco la lengua de la piedra,
de la tierra, de la flor y de la noche.
Porque yo conozco la lengua de la estrella.
Porque yo conozco la lengua de la luna,
de la nube, del mar y de la muerte.
Que vengan ahora las flores.
Que vengan ahora los pájaros.
Que vengan ahora los gallos.
Que canten conmigo.
Que llegue ahora el copal.
Que llegue ahora el tabaco.
Que llegue ahora el cacao,
que me escuchen.
Ellos serán mis guardias.
Ellos serán las llaves
que me abrirán las puertas.
Ellos me vigilarán
en lo nítido, en lo visible,
en lo oscuro y las sombras.
Ellos serán mis guardias.

BE´AN ÉHEN NGASONDIEHE
Jé ts´afuatjiyajóna ngasondie,
jé ts´akjix´ána ngatjua,
t´ie yejé´an ´yá xi chja,
xi mojnó, xi kjanda.
Bé yije´an kó kji´í ngasondie.
Kuixi ts´afoatjiyajóna,
xi ts´abokóna, xi se´enchjajóna.
Ngat´e be´an éhén ngasondie.
Ngat´e be´an éhén naxihi.
Ngat´e be´an éhén chohon
Ngatjandibua nisié´ne.
Ngatjandibua xundaxi´í´ne.
Ngisiejóna.
Ngatjaa tjingo bojón´e.
Ngatjaá tsjiun´e.
Ngat´e be´an éhén yáhá.
Ngat´e be ´an éhén ts´uíhi.
Ngat´e be án éhén ndijoho.
Ngat´e be´an éhén t´anangui.
Ngat´e be´an éhén naxoho.
Ngat ´e be´an éhén nixtjiehen.
Ngat´e be´an éhén nñoho.
Ngat´e be ´ an éhén sáhá.
Ngat´e be´an éhén kjaboyáha.
Ngat´e be´an éhén choho.
Ngat´e be´an éhén inimaha.
Ngatjandibua naxón´e.
Ngatja´a k´ion´e
Nguit´iénan´e
Nguit´iénan é
Kuíxi kamá chik´o´an,
Kuíxi kamá yibina
Xi skjix´ána ngatjua.
Kuíxi skona
Ñanga tsijen, ñanga nixtjien,
Ñanga jñó, ñanga tjik´ien.
Kuí kama nchik´oan.

jueves, 28 de junio de 2018

MI MUJER



Mi mujer tiene una fuerza extraña,
desde pequeña, creció con ella,
la trae en sus huesos y en sus venas.
Su rostro no pierde color
toma mayor fuerza con el sol.
Su corazón no se acongoja,
tiene vida de noche y de día.
Entre el fuego y el frío,
la llama de su ternura,
disipa mi tristeza,
cubre mi humanidad.
Mi mujer tiene una fuerza extraña,
en su sangre y en su piel se esconde,
como estatua la vuelve firme
y es como un roble en mi corazón.

domingo, 24 de junio de 2018

Yo soy esta mujer


Yo soy esta mujer
y soy la otra.
Cónclave
Dicotomía
Ambigüedad.
Celebración de las mujeres
que me habitan.



Olga Liliana Reinoso

viernes, 22 de junio de 2018

MANIFIESTO



no será perdonada la osadía del vuelo,
no será comprendida.
no será perdonada la mujer que eleve
sus pies hasta el punto
donde el ocaso se vuelva amanecer
del otro lado del mundo.
no será.
porque es difícil entenderse
con la gente con alas.
ellas estorban cuando a uno le ofrecen
sillas y butacas,
sólo están cómodas en los bancos de plaza
o al borde de la cornisa del más alto
edificio
o en la colina capital, atalaya del valle.

para que una mujer no tenga alas
hay que cometer el desatino
de arrancárselas,
hay que matar la luz
de su pupila
y asesinar el canto
con que duerme a sus hijos y
eliminar el grito
con el que clama
para pedir justicia.
no será perdonada la mujer que tenga alas,
no será.
porque hay que animarse a ir con ella
en caída libre.
hay que entregar el aire,
los pulmones, las terrestres piernas
del temor y la duda.
estas alas que tengo
me pesan,
me han quebrado la espalda
en la soledad profunda
donde suelo
quedarme detenida,
mis alas
son el único sustento
para seguir estando viva.

Celia Inés López Miranda

miércoles, 20 de junio de 2018

SÁLVESE QUIEN PUEDA




Si fui amarga fue por la pena.

El capitán gritó «Sálvese quien pueda»
y yo, sin pensarlo más, me lancé al agua,
como ávida nadadora
como si siempre hubiera estado esperando ese momento,
el momento supremo de soledad
en que nada pesa
nada queda ya
sino el deseo impostergable de vivir;
me lancé al agua, es cierto, sin mirar atrás.

De mirar quizás no me lanzara
habría vacilado mirando tus grandes ojos tristes
siniestros remordimientos me hubieran impedido ya
saltar al espacio
tocar la fría humedad del aire
el nocturno relente
y caer
como recién nacida
en la flotante superficie del bote
donde todo habría de continuar,
no se sabe adónde.

Si hubiera mirado atrás,
tus grandes ojos tristes
la vela suspendida
los cabos sueltos
las cámaras anegadas
como los recuerdos salados del mar.

Si hubiera mirado atrás,
tus grandes ojos tristes,
la vela mística suspendida
los cabos sueltos
las cámaras anegadas
como los recuerdos salados del mar.

Si hubiera mirado atrás.
«Sálvese quien pueda»
gritaba el capitán.

De haber mirado
de haber vuelto los ojos
como Eurídice
ya no podría saltar
pertenecería al pasado
anclada entre las redes del barco, tu capitán,
el moho de las sillas
los versos que consumíamos en las noches de vigilia
tu pereza de saltar,
tu vergüenza de correr,
atrapada entre las hermosas lianas de los versos preferidos,
acaso no hubiera respirado más el aire salino
ni visto aparecer el sol;
era un caso de vida o muerte
«Sálvese quien pueda»
había gritado el capitán,
la vida era una hipótesis de salto,
quedarse, una muerte segura.
 Cristina Peri Rossi

lunes, 18 de junio de 2018

POLUCIÓN MODERNA



Ni las pilas
ni los chicles
ni las bolsas de supermercados.
El mayor problema de contaminación actual
es la cosificación de la humanidad.
Con los envases no alcanzaba
y con los pañuelos tampoco.
La tendencia marca ahora
tratar a los seres humanos
de manera descartable.
Lo mismo que con el diario de ayer,
se deja a las personas olvidadas
en un banco de plaza
o en el andén de la estación.
Algunos que todavía creemos
en el significado de la palabra incondicional
iniciamos un movimiento 
para frenar 
el desprendimiento indiscriminado de personas.
Se trata seriamente de entender
que para muchos de nosotros
las relaciones no son biodegradables.




Verónica Peñaloza