viernes, 12 de febrero de 2016

El poeta


El poeta es un terrorista,
pone bombas en las mentes complacientes,
en la conciencia de los políticos.
Las palabras son la metralla,
sus víctimas los sentidos,
nunca salen intactos cuando activa
el detonador de una metáfora
o llena de pólvora un soneto.
Los daños colaterales
son aquellos hombres
que no saben disfrutar de la belleza,
por este orden:
políticos, burócratas, banqueros,
machistas, mercaderes del sistema,
chantajistas, vigilantes, estafadores,
generales, traficantes.
Así que anda con cuidado
cuando te acerques a un libro,
cuando pases por la sección de poesía
de unos grandes almacenes,
que la poesía es un arma cargada de futuro

y los poetas los sicarios a sueldo del amor.

Marwan